Como ya hemos comentado con algunos de vosotros la Escuela Infantil Nubes desarrolla un amplio programa de aprendizaje para todos sus alumnos, que denominamos “Programa de estimulación multisensorial”. No se trata de algo completamente novedoso ya que muchas de las actividades que vamos a realizar ya se desarrollaban de una u otra manera. Lo que lo hace nuevo es el hecho de “sistematizarlo”, organizarlo en actividades concretas, dirigidas. El programa general pretende conseguir el máximo desarrollo posible, tanto a nivel cognitivo como afectivo y social, de todos nuestros alumnos.

Intentaremos aquí daros algunos esbozos del mismo, así como algunas de las pautas que vosotros como padres nos gustaría que reforzarais en vuestros hijos.

El programa se divide en dos partes, una será la que aplicaremos a los alumnos de 4 a 18 meses y otra la aplicada a los alumnos de 18 en adelante. Aquí trataremos esta última.

De 18 meses en adelante:

Dentro del programa de desarrollo multisensorial que iniciamos en el curso, a vuestros hijos se les aplicarán dentro de las sesiones de trabajo diario también estimulaciones varias, igual que a nuestro alumnos pequeños, aunque lógicamente a esta edad, aunque todavía percibe fundamentalmente por los sentidos, puede recibir estimulaciones más complejas y combinadas: visual-auditiva, olfativa-táctil, auditiva-táctil….

Estimulación-Sensorial-desde-los-18-meses en NUBES

Ejemplos de la primera serán fundamentalmente los bits de inteligencia: de matemáticas, lectura, conocimientos enciclopédicos e inglés; ejemplos de la segunda serán por ejemplo la identificación de nuestras plantas aromáticas, tanto por el olfato como por el tacto; ejemplos de la tercera serán el tomar diferentes objetos de nuestro baúl de los tesoros y descubrir por el tacto y por el sonido que producen qué son….

Centrando nuestra atención en los bits de inteligencia pasaré a daros algunas explicaciones del porqué hemos optado por aplicarlos a nuestros alumnos, los pros y los contras de su aplicación….

Lectura: puede pareceros que intentamos abordar estos aprendizajes a una edad muy temprana, pero intentaremos explicaros que no es así. El aprendizaje de la lectura no es más que la adquisición del lenguaje pero por otra vía, la visual en lugar de la auditiva. Todos sabemos del gusto de muchos niños por aprenderse marcas, de coches, de refrescos…. El niño aprende a hablar porque está rodeado de estímulos verbales (de ahí el problema que tienen los niños sordos aunque su aparato fonador se encuentre en perfectas condiciones) y no podemos ni queremos privar al niño de dichos estímulos. Del mismo modo aprenderían a leer si recibieran el mismo volumen de estímulos visuales. Lo único que hay que hacer es presentar los mismos al niño de una forma correcta y adecuada a su desarrollo visual, todavía incipiente. Ambos mensajes, el visual y el sonoro se descomponen en impulsos electroquímicos que son enviados al área visual o al área auditiva del cerebro. El cerebro los decodifica y los convierte en un pensamiento. El proceso de comprensión del lenguaje oral y del escrito es exactamente el mismo. Es posible por tanto e incluso más fácil enseñar a leer a un niño de 2 o 3 años que enseñarle a hablar, pero no con los métodos tradicionales.

El ansia de saber de un niño es inagotable y las vías de entrada de ese saber son los cinco sentidos y él los utiliza todos: ve, oye, toca, huele y saborea.

Porqué un niño aprende a decir papá o mamá, porque las escucha un número incontable de veces, les acaba dando significado y finalmente las pronuncia. De igual manera si le presentamos un estímulo visual varias veces (menos incluso que el sonoro, porque el visual es más estable), conseguirá aprenderlo.

Estimulación-Sensorial-del-bebe-hasta-los-18-meses en NUBES

Uno de los mitos con los que nos podemos encontrar es que el niño que aprenda a leer demasiado pronto se aburrirá en el primer curso de colegio. Sí, puede ser, pero esto siempre tendrá más fácil solución que si no lograra aprender a leer (reseñar el aumento alarmante del fracaso escolar cuando lo que se hace cada vez es rebajar más las exigencias). Lo importante en el aprendizaje precoz de la lectura es no forzar el ritmo de cada niño. Nosotros, dentro de nuestro programa, no nos planteamos unos objetivos evaluables en cada alumno, sembramos para todos y cada uno lo recogerá en función de sus capacidades o de sus intereses personales. Lo que tenemos claro es que el niño expuesto desde pequeño a estos estímulos los reconocerá mucho más fácilmente en el futuro que si no hubiera estado nunca expuesto a ellos. Por ello una de nuestras máximas es que el aprendizaje sea siempre lúdico, hay que parar siempre antes de que el niño se canse.

Los padres también tendréis aquí una tarea fundamental que perfectamente puede completar la labor de la Escuela. Se os mantendrá informados de las palabras que van aprendiendo vuestros hijos para que vayáis fomentando desde casa también su aprendizaje.