Se acercan las fechas en las que tenéis que decidir qué hacer con vuestros peques el próximo curso.

  • ¡Pues a la guardería! –pensáis-.

Vamos a ver si puedo ayudaros. Lo primero que tengo que deciros es: ¡¡¡guardería nooooo!!! Los centros que en la actualidad podemos admitir alumnos de 0 a 3 años debemos ser Escuelas Infantiles. Esta calificación se obtiene disponiendo de una autorización de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid –además de la correspondiente licencia municipal necesaria para todo local abierto al público-; es el denominado “código de centro”. Esto es lo primero que debéis solicitar, que el centro al que os dirigís disponga de este código. Con ello os podréis acoger a las diferentes ayudas – que os contaremos en otra entrada-, que las administraciones ofertan para este nivel educativo.

Ya hemos eliminado a las “guarderías”, ludotecas, madres de día o centros alternativos que han surgido en los últimos años con diferentes denominaciones y bajo múltiples teorías pedagógicas; y que no disponen de este código. En todos ellos vuestros hijos no tienen asegurada la atención que legalmente se exige, ni podréis acogeros a ningún beneficio económico. No quiero decir con ello que en estos centros se maltrate a los niños. Ni mucho menos. Pero, ¿a que no compraríais leche recién ordeñada a una persona que nos la ofrezca? Seguramente será muy sabrosa, pero sin duda  os daría miedo.

Nos referiremos ahora pues, a todos los diferentes tipos de centros “autorizados”. Los que disponen de código de centro. La primera distinción que podemos hacer en ellos es:

  • Centros privados. Como el nuestro, NUBES.
  • Centros públicos. ¿Claro, no? Pues ahora viene la SORPRESA. Dentro de esta denominación podéis encontraros seis tipos diferentes en la Comunidad de Madrid.  En todas ellas, desde este curso, se ha implantado la gratuidad de la escolaridad, solamente se abona comedor y horario ampliado. A saber:
    • De titularidad municipal. Del Ayuntamiento, para entendernos. Estos centros hasta hace 5 años estaban dentro de la red pública de la Comunidad de Madrid, pero con la nueva corporación de Manuela Carmena se salieron de la misma. Dentro de ellos tenemos:
      • Escuelas públicas de gestión directa. Las instalaciones son del Ayuntamiento y el personal es funcionario público. De los 69 centros del Ayuntamiento solamente 2 escuelas son de este tipo.
      • Escuelas públicas de gestión indirecta.  Las instalaciones son del Ayuntamiento pero la gestión sale a concurso y se presentan empresas privadas, tan privadas –o más en algunos casos-, como las nuestras. De los 69 centros, 67 son de este tipo. La gestión sale a concurso cada 3 o 4 años, por lo que mientras el niño está escolarizado puede haber dos gestoras diferentes.
      • Escuelas conveniadas. Son escuelas privadas que se acogieron a un convenio que el Ayuntamiento sacó en 2004, por el que el 30% de sus plazas son públicas.  En principio fueron 55 escuelas. En la actualidad quedan 33.
    • De titularidad de la Comunidad de Madrid (desde ahora CAM, para abreviar). Dentro de ellas:
      • Escuelas de la CAM de gestión directa. Las instalaciones son de la CAM, así como el personal. Son un porcentaje muy bajo, aunque no logramos que nos indiquen cuántas son concretamente.
      • Escuelas de la CAM de gestión indirecta. Las instalaciones son de la CAM, pero la gestión sale a concurso, recayendo también en empresas privadas.
      • Escuelas conveniadas con la CAM. Son las antiguas “guarderías laborales” dependientes del ministerio de Trabajo. La mayoría son centros religiosos. Siempre se nos ha dicho que su número no podía variar, pero sabemos que lo ha hecho, aunque no en función de qué parámetros.

Nuestra experiencia nos dice que los padres no conocéis estas diferencias. De hecho, en el mes de Enero del 2020 el Ayuntamiento sacó unas ayudas para los que hubieran pedido plaza en una de sus escuelas y se hubiera quedado sin ella. Habéis sido muchos los padres que habéis descubierto que no podíais solicitarla porque el centro en el que no os admitieron no era del Ayuntamiento, sino de la Comunidad de Madrid.

Ya sabéis, cuando veáis “escuela pública”, no es oro todo lo que reluce, aunque sea gratis…

Os seguiré contando.